Bienvenido a Terra
  
 
Canal Mujer de Terra.es
Portada > Pareja y Sexo > Sexo
   


BUSCAR EN EL CANAL

Moda

Bodas

Corazón

Ponte Guapa
Cuídate

Tu Casa
Tu Cocina

Pareja y Sexo
Padres

  Horóscopo

  Amor y Amistad

  Nutrición-Bienestar

Foros
Chat






Canal Mujer. Sexo


En la cama: ¿muda o parlanchina?


¿Qué dicen ellas y ellos en la cama?


¿Susurras, gritas, gimes, diriges o simplemente actúas? ¿Qué te gusta que te digan? ¿Sabes si a ellos les excitan las frases fuertes en el sexo? Para averiguarlo nos metemos entre las sábanas de un grupo de amigos que nos cuentan el léxico que más les pone o lo que odian escuchar. Y es que el sexo oral es algo más de lo que nos imaginamos.


Para muchas, hablar durante las relaciones sexuales no sólo es un condimento más para aderezar la pasión, también supone un instrumento con el que conocer las necesidades del otro, una garantía para conseguir una relación satisfactoria. Para otras, las palabras simplemente entorpecen el instinto.
Nos reunimos con un grupo de amigos para que nos contesten a la pregunta “¿Las palabras y el sexo son compatibles?”. Entre cervecitas, tapas y mucho humor, esto fue lo que nos respondieron.


Ellas
Después de que el primer intento de abordar el tema ‘a escote’ resultara infructuoso, decidimos aprovechar el ‘momento fútbol’, inevitable en el fin de semana, para hacer corrillo de chicas y hablar con tranquilidad y naturalidad.


Estela: “Yo soy más de acción”
Treintañera y apunto de pasar por la vicaría, es pura energía, tanto fuera como dentro de la cama, como ella misma nos confiesa.
“No soy una persona de muchas palabras en el sexo, yo soy más de acción. Le miro, me mira y al momento estamos enzarzados. Durante la relación no hace falta que nos digamos nada, llevamos tres años juntos y sabemos lo que nos gusta a cada uno. Sí que es cierto que las primeras veces era necesario hablar para mostrar nuestros puntos más sensibles, pero con un ‘por aquí no’, por aquí vas bien y un gemido que otro bastaba…”.
¿Qué te gusta decir? “Aunque soy una persona de acción, al inicio me gusta ser algo salvaje y decirle alguna que otra palabra bestia. Me excita. Hay otros momentos donde el sexo es más romántico y el tono y el vocabulario se vuelve más dulce”.
¿Qué te gusta escuchar? “Me gusta oír sus gemidos o sus monosílabos, que es lo máximo que logra articular cuando está excitado. También me gusta escuchar de su boca que le pongo a cien. Después, un ‘te quiero’ o alguna frase bonita siempre es bien acogida”.
¿Qué te deja fría? “Odio los tipos que te van retransmitiendo la relación como si fuera un partido de fútbol, contándote cada jugada detalle a detalle… ¡pero que yo también estoy allí y sé perfectamente cómo y por dónde va la cosa! Te lo juro, dan ganas de amordazarlos”.


Ángela: “Soy romántica hasta en la cama. Necesito notar el cariño tanto como la pasión”
Se considera una persona poco afortunada en el amor. Sus relaciones no han dado los frutos deseados, pero ella no se rinde y piensa que algún día encontrará su príncipe azul, que la sepa entender tanto dentro como fuera de la cama. Es la romántica del grupo y aunque muchas no compartan su filosofía de vida, es una gran amiga para todas.
“Mis relaciones sexuales no han sido todo lo satisfactorias que hubiera deseado. Soy de las pocas personas románticas que quedan por el mundo y necesito expresar mis sentimientos antes, durante y después de la relaciones… Al igual que necesito escuchar palabras que me hagan sentirme especial. ¿El problema? (entre risas). A veces se asustan y salen corriendo”.
¿Qué te gusta decir? “Durante opto por el silencio, pero después me gusta abrazarle y susurrarle cómo me siento y lo que siento”.
¿Qué te gusta escuchar? “Todas aquellas frases donde se incluyan apelativos cariñosos y a poder ser, algún ‘te quiero’”.
¿Qué te deja fría? “No me excita nada las palabras obscenas, me hacen sentirme utilizada”.


María: “Las palabras adecuadas en el momento preciso pueden excitarme tanto como las caricias o los gestos”
Ella, en cierta medida, se siente identificada con Carrie, la protagonista de ‘Sexo en Nueva York’: mujer, treintañera, trabajadora, cosmopolita, soltera, sin ningún pudor a la hora de hablar de sexo con sus amigas, pero con un puntito de timidez en sus relaciones íntimas.
“En la cama todo vale si se realiza a tiempo y en las formas adecuadas. Por eso me gusta expresar un momento o un deseo con palabras. No quiero decir con esto que me pase todo el rato hablando, sólo cuando quiero dejar bien claro que aquello me está volviendo loca”.
¿Qué te gusta decir? “Me encanta que él se entere de cuándo voy a llegar al orgasmo. Me gusta compartir ese momento con él”.
¿Qué te gusta escuchar? “Quizás sea un poco hedonista, pero me gusta escuchar frases que denoten que se lo está pasando muy, pero que muy bien. Eso te anima a poner mucho más interés”.
¿Qué te deja fría? “Odio a los tipos que tratan a su miembro como su alter ego y hablan por boca de él. Tampoco soporto la frase final de ¿qué tal he estado? o ¿alcanzaste el orgasmo? Denotan inexperiencia e inseguridad”.



Ellos
Hablar con ellos de sexo sin que aparezcan las típicas bromas masculinas o frases sacadas de auténticas películas X, es misión imposible. Pero después de muchas risas, algún enfrentamiento ellos/ellas y de alguna ronda más, esto es lo que sacamos en claro.

Íñigo. “Me encanta que ella tome la iniciativa tanto física como verbalmente”
Es el novio y futuro marido de Estela, -si Dios no lo remedia, apuntillan sus amigos entre risas-. Decidido y valiente para los negocios, es algo tímido en sus demostraciones públicas de cariño “pura fachada, nada que ver con el Íñigo que tengo en mi cama”, deja bien claro su novia.
“Comparto la opinión de mi chica en cuanto a que las palabras no son tan excitantes como los gestos o el lenguaje de los cuerpos. Aunque reconozco que soy como una bomba de relojería cuando sin esperármelo me suelta alguna frase picante, más si viene acompañada de alguna caricia inesperada. Me encanta que tome la iniciativa, tanto física como verbalmente”.
¿Qué te gusta decir? “Es cierto que durante las relaciones sexuales mi vocabulario se reduce a monosílabos, no doy para más. Es como lo del chiste: ‘más, más’, ’así, así’, sigue, sigue’… Creo más en el lenguaje corporal que en el verbal”. ¿Qué te gusta escuchar? “Me gusta oírla jadear, gemir y si hace falta gritar. Con eso me vale porque sé que está disfrutando. Para terminar -entre risas-, un ‘ha sido brutal’ siempre ayuda”.
¿Qué te deja frío? Tapándole los oídos a su novia confiesa, “cuando he tenido sexo y únicamente sexo con otras mujeres, nunca he soportado escuchar frases románticas. Te sientes obligado a corresponder verbalmente cuando no lo sientes. Las frases sentimentales las reservo sólo cuando hago el amor, como es mi caso ahora y espero que para siempre”.


Víctor. “Creo que hay que hablar del sexo incluso durante el sexo. Me gusta oírla decir lo que le gusta”
Receloso de su vida privada, por primera vez ha reconocido delante de sus amigos que mantiene desde hace algún tiempo un ‘affaire’ con una amiga. Así que, según nos comenta Estela, está en esa fase de ‘descubrimiento’ en la que el léxico se hace necesario.
“No sé si será una fase o no, pero yo creo que el sexo es muy amplio y el vocabulario puede ser un elemento más para elevar la excitación, además de para saber lo que la otra persona desea y necesita en cada momento”.
¿Qué te gusta decir? “La verdad es que nunca me he parado a pensar lo que digo durante las relaciones sexuales. Depende de cada momento y cada situación. Pero sí, me gusta mostrar mis sentimientos y eso que todavía no me he tirado cien por cien a la piscina… en cuanto a decir ‘te quiero y esas cosas’ -aclara ante las risas de sus amigos- ”.
¿Qué te gusta escuchar? “Me encanta escuchar, sobretodo escuchar. Me da igual lo que diga o cómo lo diga, pero notar que está viva, que está disfrutando”.
¿Qué te deja frío? “Al contrario que muchos de mis amigos -mira a su alrededor con la sonrisa en la boca- odio la chabacanería. No me pone nada lo soez, ni en revistas, ni en películas y mucho menos en la vida real”.


Josema. “Yo soy un romántico empedernido y haciendo el amor me gusta oír cosas que lleguen al corazón”
Triunfador nato, atento con las mujeres, divertido y altamente atractivo. Josema se convierte en el más misterioso del grupo. Ha vuelto a los ruedos de la soltería con fuerza y su seguridad y su puntito de golfería despista a cualquier mujer que se le acerca. Ante lo que nos cuenta, sus amigos no paran de reírse. Pero él se mantiene firme en lo que dice y a las féminas que no le conocemos nos hace dudar.
“A mi sólo me gusta hacer el amor, lo demás es simplemente ‘echar un polvo’. Por ello, cuando mantengo relaciones sexuales necesito sentir algo por la otra persona y demostrárselo no sólo con mi cuerpo, sino también con mis palabras”.
¿Qué te gusta decir? “Cuando estoy con una mujer me gusta envolverla con mi voz, mostrarle lo que siento, decirle lo guapa que está. Crear un clima de confianza que facilite la entrega total”.
¿Qué te gusta escuchar? “No pido que me diga nada. Únicamente que me demuestre lo que siente en cada momento, que llegue a mi corazón de acto o de palabra. Aunque me vuelve loco escuchar el ritmo de su respiración. Él es el que te marca el compás de la relación”.
¿Qué te deja frío? “De primeras nada. No violando la regla del respeto, en el sexo todo es válido con el consentimiento de ambos. No me violentan las frases consideradas por mi amigo Víctor como chabacanas, provocadas por un fuerte grado de excitación. Tampoco tengo miedo a palabras como ‘te quiero’ o ‘eres el hombre de mi vida’ si en ese momento ella lo siente así. No me siento obligado a nada. Cuando mantengo una relación sexual, se convierte en la mujer de mi vida, aunque sea por unas horas, y así me gusta demostrarlo y que me lo demuestren”.




Terra Mujer / Miriam Montero. Sport Managers

Artículos Relacionados
. Diario de una ninfómana
. Camas redondas
. Instrucciones para usar juguetes sexuales
. Perfumes con feromonas
. Últimos informes sobre la sexualidad en España
ver más artículos

IMPRIMIR ENVIAR A UN AMIGO